Los hombres también lloran

Los hombres también lloran

Guille Elizondo

Desde pequeños, los hombres están educados para ser duros y mantenerse firmes sin importar lo que se les presente. Es muy común ver a la gente reír y hacer bromas a los hombres que expresan sus sentimientos. Que si son cariñosos y complacientes con sus parejas son “mandilones”, que si lloran en una película o ante la desgracia son “maricones”. 

Lo que cargan los hombres desde tiempos inmemoriables ante estos estereotipos, es una incapacidad para demostrar sus emociones y sentimientos ante las pérdidas. Siempre se espera que sean ellos quienes resuelvan con su practicidad y fortaleza.

Sin embargo, ante la muerte, es inevitable enojarse, lastimarse, temer y angustiarse. Es muy saludable, para hombres y mujeres, transmitir las emociones siempre y cuando se haga de la manera correcta.

En mi trabajo tanatológico, he tenido que comprender cómo los hombres expresan el dolor de forma distinta que las  mujeres, para poderlos asistir a sobrellevar sus propias emociones y acompañarlos a ayudar a quienes los aman, así como aprender a dejarse brindar apoyo cuando lo necesitan en momentos difíciles.

Para comprenderlos

El duelo es una experiencia única, individual y en cada persona de se experimenta de manera diferente. Cuando pensamos en el duelo, la mayoría de nosotros considera que la tristeza y el llanto son típicos, sin embargo, hay muchos síntomas de dolor. Para los hombres acostumbrados a ocultar las lágrimas, existen otros síntomas entre los que suelen ser más comunes los siguientes:

  1. Aislamiento: muchos hombres se retiran de sus familiares y amigos, tanto física como emocionalmente, cuando estan afligidos.
  2. Irritabilidad: los hombres que han experimentado una pérdida pueden ser menos tolerantes e irritarse más fácilmente por cosas que para otros pudieran resultar pequeñas.
  3. Ira: los hombres que están de luto pueden experimentar enojo con aquellos que perciben como responsables de la muerte de su ser querido, con ellos mismos, o incluso con nada en particular. Pueden reaccionar exageradamente y explotar sobre pequeños problemas que generalmente no los molestarían.
  4. Pensamientos persistentes sobre la muerte: incluye pensar en la pérdida de su ser querido, los momentos finales de su muerte o la muerte en general.
  5. Abuso de sustancias: los hombres que están de luto pueden huir o intentar enmascarar su dolor con alcohol o drogas.

No vivir y abrazar el duelo, puede provocar suicidio, alcoholismo, enfermedades mentales, ataques cardíacos inducidos por el estrés, así como abuso de drogas y sustancias. Vale la pena señalar que los hombres constituyen la mayoría de las estadísticas de suicidio. La supresión de las emociones también pueden conducir a tomar decisiones equivocadas, a adquirir enfermedades psicosomáticas, condiciones en las que el estrés psicológico afecta negativamente el funcionamiento fisiológico hasta el punto de la angustia. Los ejemplos incluyen migrañas, fatiga crónica y tensión, entre otros. En los hombres es común el malestar estomacal, náuseas, estreñimiento y diarrea cuando suprimen sus emociones.

TÚ Hombre

No eres un ser superior

Eres un ser humano y los desafíos son parte de la vida misma. En ningún momento te debes sentir inferior porque lloras en público o te enojas y a la gente no le parece. Expresar tus sentimientos te brinda paz interior, por lo tanto, permitete vivir una vida más saludable.

Encuentras alivio cuando te expresas

Dicen que un problema compartido es un problema medio resuelto. Cuando descargas un problema tu corazón se libera y eres capaz de enfrentar el día con mayor audacia. Nada más recuerda que no es lo mismo desahogarse que desquitarse. Hablar es la mejor forma de liberación emocional; practícalo con sabiduría.

Previenes el endurecimiento emocional

Cuando te acostumbras a reprimir tus emociones, te vuelves insensible y poco empático con los demás. Además poco serás comprendido porque, mi padre decía “el que no habla, Dios no lo oye”. Todos a tu alrededor no son adivinos.

Las emociones son las que nos hacen humanos

Nos dan la capacidad de alegrarnos, llorar o lamentar un error que hemos cometido. Al suprimir las emociones, te cortas sistemáticamente de la humanidad.

¿Cómo ayudar a los hombres?

Si bien hay que alentar a los hombres a abrirse, no se recomienda hacerlos explotar con cada respuesta emocional. Es recomendable dejar salir las emociones lentamente con algunas ideas al respecto.

Ayúdalo a llorar

Los hombres son más propensos a llorar de forma aislada. Si un ser querido masculino está de luto por una pérdida, puedes ayudarle haciéndole saber que estás allí para escucharlo y apoyarlo cuando esté listo para hablar. Deja que suceda en sus términos.

Otra forma de ayudar es trabajar en un proyecto con ellos que no esté relacionado con la pérdida, un viaje en automóvil o un día de algo que le guste. Puede que en trayecto termine hablando de su pérdida, si no lo hace, al menos tendrá tu constante compañía y apoyo.

Los hombres a menudo realizan actividades para distraerse de pensar en su dolor. Esto es útil para algunos hombres, pero para otros, evitar pensar en la pérdida puede conducir a un proceso de duelo más largo y complicado.

Una forma de ayudar es sugerirle trabajar en algo que honre a la persona que falleció. Hacer algo práctico con un objetivo productivo puede ser increíblemente curativo, tal vez escibir unas memorias, plantar un árbol, hacer una celebración, etc.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *