Infidelidad …¿virtual?

Guille Elizondo

Teóloga y Tanatóloga

Hoy, con las disposiciones generales del “Quédate en casa” estamos utilizando los mensajes de texto, mails y demás sistemas de comunicación virtual para estar cerca de nuestros seres queridos. Si bien es cierto que la tecnología puede ser asombrosa y hoy podemos llevar a cabo reuniones maravillosas, también puede ponerte en situaciones difíciles, especialmente si estás en una relación.

¿Qué sucede con los valores de la fidelidad, el respeto y la honestidad? ¿Textear, hacer video llamadas, o enviarse mails, puede ser considerado como infidelidad?

Con varias de mis participantes en terapia, a menudo sale el mismo tema. He tenido la experiencia de quien “cachó” un mensaje, y también de quien sostuvo una conversación por esa vía, misma que, posteriormente se convirtió en una tentación. 

“Los asuntos emocionales ocurren cuando una pareja canaliza energía física o emocional, tiempo y atención hacia otra persona que no sea la persona con la que están comprometidos hasta el punto de que su pareja se siente descuidada”

Peggy Vaughan

Uno sabe perfectamente cuando una relación física es infidelidad porque es obvio. Pero cuando se trata de ser infiel emocionalmente, en este caso “texteando”, la línea puede ser mucho más delgada. “Los asuntos emocionales ocurren cuando una pareja canaliza energía física o emocional, tiempo y atención hacia otra persona que no sea la persona con la que están comprometidos hasta el punto de que su pareja se siente descuidada”, dice Peggy Vaughan, autora de The Monogamy Myth .

Dice la autora que si no estás seguro de estar siendo infiel, o de si estás haciendo mal, te preguntes: “¿Estoy haciendo cosas o hablando de cosas con esta persona que no hago o de las que no hablo con mi cónyuge? ” Así lo creo, es fácil saberlo. Si estás invirtiendo tiempo, energía, y compratiendo emociones, con quien no corresponde, significa que estás cruzando esa delgada línea.

Para no cruzar la línea, es imprescindible establecer, qué hay en un lado del límite, y qué hay en el otro. 

Si crees que cualquier cosa que no sea sexo, o acercamiento carne a carne no es infidelidad, puede interpretarse como una argumento válido. Sin embargo, si crees que hasta un pequeño coqueteo a través del texto es infiel, también puede ser una conclusión razonable.

¿Cómo saber cuál de los razonamientos es válido?

La respuesta es: aquello con lo que puedas vivir.

Una de las cosas que comparto en terapias de pareja, es la importancia de establecer límites, y estos a su vez, se deben establecer para lograr relaciones saludables. Cada integrante de la pareja tiene diferentes niveles de comodidad, y debe de hacer saber al otro con qué cosas está de acuerdo y cuáles le lastiman.

En pocas palabras, se deben establecer ciertas reglas básicas sobre lo que es y no es aceptable en su relación. He observado en mi experiencia que hay parejas que no pueden superar el engaño y la mentira.

Una recomendación que no falla.. Si vas a tener una conversación con otra persona que no quisieras que tu pareja leyera, entonces no deberías tenerla.

“Si no lo harías frente a mí, mejor no lo hagas”.

2 thoughts on “Infidelidad …¿virtual?

  1. Cada pareja es un universo diferente.
    Pienso que la infidelidad viene desde el pensamiento mismo. No se cae en un desliz por accidente o por casualidad y la base viene de los enojos, los grandes «vacíos» que se van dando con el tiempo y también está, y es muy importante saberlo, la inmadurez.
    No hay borracho que coma lumbre. Cada quien sabe perfectamente cuando estás jugando con fuego.
    Es imprescindible que haya una comunicación franca y abierta para afrontar lo que sea pero unidos y llegar juntos a consensos.
    Yo creo que lo mejor, es luchar por tu pareja y nunca perder de vista que: «No hagas a otros lo que no quisieras que te hagan a ti»
    Creo firmemente que la fidelidad trae consigo grandes satisfacciónes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *